sábado, 31 de enero de 2009

CADA NOCHE

Te sueño, te pienso, te imagino. Le doy forma y gusto a tus labios, te creo, te veo. Anhelo su tacto en los míos, agua de un oasis en medio de un desierto de caras inertes y pavimento. Presiento tu roce, suave pétalo de jazmines en verano, brisa de mar. Invadida por un millar de imágenes, sé exactamente la medida de tu porte, el vaivén de tu caminar y la fortaleza de tu abrazo, refugio de ilusiones tardías, que nunca llegan a respirar, que sobreviven en el vientre, latentes, esperando finalmente tu llegada. Dueño de mis noches y mis despertares, sólo en tu mirada cobran sentido los sin-sentidos, sólo de la mano de tus luces camino entre mi oscuridad. Recuesto mi mente en la almohada, y concilio lo utópico de tu calor que me rodea, sintiéndote en mi piel, amándote desde mi imaginación. Tanto ardía, que se consumía lentamente, provocando la muerte de la esperanza. Hervores, incandescentes.
Penetras en cada espacio, y te mantienes ahí. No atravesaste. Entraste y te quedaste mofándote de mi ignorancia, de mi necesidad de vos. De la lujuria en mi mirada, que juzgaste algún día prefabricada. Mirada que se enciende al nacer tu recuerdo en mi pubis.
Duermes a mi lado, me abrazas y acaricias mis pensamientos con tus yemas.
Sabes que cada noche, duermes a mi lado, aún en la distancia, y le haces el amor a mi memoria, dicotómico en cada embestida, único.
Y despierto cada mañana, sabiéndote.

2 comentarios:

  1. Ademas de hermosa eres argentina, una diosa matutina. Saludos!!

    Fino el verso que emerge de tu pulso esbelto.

    ResponderEliminar
  2. puff... hasta aquí llego por ahora,,, clap clap clap

    ResponderEliminar